Mi hijo quiere ser influencer

Ídolos de pantalla

Su éxito en el mundo digital ha llevado a los influencers y youtubers a convertirse en líderes de millones de niños y jóvenes de todo el mundo. Estos personajes de redes sociales han creado una nueva profesión ligada a las comunicaciones y al marketing que hoy muchos desean emular, pues parece ser un trabajo sencillo, divertido y que permite evitar un horario de oficina.

Riesgos en la web

Las redes sociales más populares (Facebook, Instagram y Youtube) están diseñadas para usuarios mayores de 14 años. "A partir de esa edad, podríamos determinar si nuestros hijos son capaces o no de acceder a alguna red social y si pueden tener una cuenta pública o una privada", asegura la psicóloga. Si los padres permiten que su hijo tenga un perfil en alguna de estas plataformas, es necesario supervisar constantemente los contenidos que frecuentan, los amigos que acepta y la información que brinda dentro de la red. Es importante informarle sobre los peligros que existen en internet.

Sin estereotipos

¿Qué pasa con los niños y los adolescentes que buscan imitar a sus modelos favoritos de redes sociales? Para Mary Castro, seguir constantemente a una figura del mundo digital puede influir de forma ya sea negativa o positiva en el desarrollo de nuestros hijos. "Los chicos podrían frustrarse por no lograr alcanzar los estándares que los influencers o youtubers establecen o también podrían sentirse motivados e impulsados a trazarse objetivos y a superarse", dice. La manera como lo tomen los jóvenes dependerá del tipo de análisis y juicio que tengan, y del mensaje que transmitan las personas que ellos siguen.

Lic. Mary Castro.
Psicóloga de la Clínica Ricardo Palma.