Educa las emociones de tus hijos

Una de las tareas más importantes de los padres es ayudar a sus hijos a controlar sus emociones (ira, frustración, tristeza), pues aún no saben canalizarlas. Pero para cumplir con esto, antes necesitan ayudarlos a reconocerlas, es decir, que sepan cuándo están felices, cuándo tristes, cuándo están enfadados o cuándo tienen miedo.

La psicóloga Antonella Galli de la Clínica Ricardo Palma indica que los niños, por lo general, no verbalizan lo que sienten. "Simplemente lanzan señales que los padres deben aprender a entender para poder guiarlos", agrega. Por ejemplo: si tu hijo hace pataletas cuando antes no las hacía o se muestra decaído después de que se reía por todo, es señal de que existe un problema.

  • Cuando haga sus rabietas pon en práctica 'el tiempo fuera', que significa dejar al niño solo (de todas maneras vigílalo desde lejos) hasta que se calme. Después te acercas a él y le preguntas qué lo molestó. Esto le ayudará a entender que a través de gritos y llantos no conseguirá nada.
  • Si lo ves triste, decaído o sin ganas, pregúntale qué le pasa. Para animarlo haz con él actividades al aire libre (paseo en el parque, comer fuera) o dentro de casa (juegos de mesa, charadas). 3. Hay niños que se frustran por no conseguir lo que quieren. En este caso, tu ejemplo será la mejor forma de enseñarle a controlar esa emoción. Cuando tengas algún problema, no te dejes llevar por la ira y desgano, busca soluciones.
Las causas que alteran las emociones de los niños son variadas, entre las principales están las constantes discusiones en casa, no se adaptan al nido o colegio, la llegada de un nuevo hermanito y la falta de cariño de los padres.

Lic. Antonella Galli.
Psicóloga de la Clínica Ricardo Palma.