¿Se puede prevenir la meningitis?

La principal medida para prevenirla es la vacunación. Por ello, se recomienda que sea colocada a niños y personas desde los 9 meses hasta los 55 años.

"Las vacunas se aplican, básicamente, para evitar las formas severas de la enfermedad pues, en algunos casos, dejan secuelas", explica Carlos Zapata, neurólogo de la Clínica Ricardo Palma.

¿Hay otras maneras?
Sí. Alimentando al bebé con leche materna, así le proveerás anticuerpos, que es la manera más eficaz para protegerlo de las infecciones. También, teniendo mucha higiene, evitando lugares congestionados y cubriéndose la boca y la nariz al estornudar o toser.

"Se debe tener cuidado porque esta enfermedad tiene un alto grado de mortalidad. Y hay diversos tipos, como viral, bacteriano, entre otros. Varía según la edad", advierte. Eso sí, en algunos casos son contagiosas, pues ingresan por la mucosa nasal.

Secuelas y daños
Las secuelas de la meningitis no siempre se pueden presentar. El pronóstico favorable dependerá de cuán oportuno y rápido es el tratamiento. De no ser tratado a tiempo, el neurólogo Zapata, explica que esa condición puede causar daños irreversibles como sordera, parálisis, ceguera, epilepsia, manchas rojas sobre la piel, diversas secuelas neurológicas, coma, entre otros. El procedimiento médico y la observación hospitalaria podrán indicar si es posible que el paciente sufra consecuencias en un futuro. La medicación consiste en antibióticos, corticoides, antiinflamatorios, otros.

Síntomas y atención
Algunas veces son confundidos con resfríos, motivo por el que el diagnóstico y el tratamiento se retrasan. Pero, por lo general, se manifiesta con fiebre alta, dolor de cabeza intenso, vómitos y rigidez del cuello.