Nuevo aparato permite realizar biopsias en menos tiempo

La detección gamma intraquirúrgica es una técnica importante en el mapeo linfático y la biopsia del ganglio centinela, fundamental para el diagnóstico de cáncer de mama y melanomas. Uno de los más modernos detectores de este tipo, de nombre Navigator, ya se encuentra en el país.

"Es un detector de rayos gamma. Se usa en medicina nuclear. Esta tecnología se usa desde hace más de 15 años sobre todo para la detección de cáncer de mama y de piel, solo que ahora este equipo es inalámbrico, brindando mayor facilidad para su uso y evitando la interferencia con otros equipos. Además, los equipos antiguos solo trabajan con tecnecio, un radio isótopo. El Navigator puede trabajar además con yodo o flúor", explica el doctor Mauricio León, cirujano oncólogo de la clínica Ricardo Palma.

Los ganglios linfáticos son pequeños órganos que forman parte del sistema linfático y se encuentran en todo el cuerpo, agrupados en cuello, axilas, pecho, abdomen e ingle. La linfa es el líquido que fluye a través de ellos y contiene linfocitos B y T y otras sustancias importantes del sistema inmunitario.

Estos ganglios también sirven para detectar la presencia de células con cáncer. Para ello, se usa la biopsia de ganglio centinela. En esta técnica se identifica, se extirpa y se examina solo un ganglio para determinar la presencia de esas células cancerígenas, con riesgo de diseminarse por todo el organismo. La idea es extraer de manera eficiente el tejido sospechoso sin tocar el sano.

Dr. Mauricio León.
Cirujano oncólogo de la Clínica Ricardo Palma.